08 Jun

Perdidos y encontrados

Con el tiempo, o la madurez ;-), me voy dando cuenta de que andamos más perdidos que encontrados. Me explicaré. Veo a personas que tienen clarísimo que quieren trabajar, pero a la vez, las veo desomensaje_01rientadas y perdidas, sin rumbo claro, un poco llevadas por la deriva y el viento, que bien puede apuntar nuestras veletas a cualquiera de los cuatro puntos cardinales del planeta…llevándonos no siempre a donde queríamos. Pocas veces, nos tomamos el tiempo necesario para reflexionar sobre nosotros mismos y lo que queremos, o lo que nos hace felices. Y otras veces, tenemos muy claro lo que queremos, pero no sabemos por dónde tenemos que empezar para alcanzarlo o nos falta el valor para hacerlo.

Cuando hace unas semanas me invitaban a colaborar en las II Jornadas de Empleo Joven ,en mi localidad, pensaba de qué manera podía ,en tan poco tiempo, aportar algo de valor a las personas que se encuentran en búsqueda continua, de ellos mismos y de las oportunidades que les hagan realizarse como lo que quieren. Me di cuenta de que sin punto de partida no hay camino. Y que punto y aparte, el mundo está cambiando, luego ¿Qué tal si empezamos por nosotros mismos?:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué quieres? 
  • ¿En qué punto te encuentras? 

Tener un objetivo claro, definido, acorde a cómo somos y lo que seremos capaces de hacer será sin duda el mejor punto de partida de nuestras carreras profesionales y nuestra felicidad.

Si quieres ofrecer lo mejor de tí mismo, tienes que aprender a conocerte (tus principales cualidades, valores, conocimientos, habilidades, actitudes…) tienes que aprender a reflexionar sobre tí. Esta no es una tarea fácil, ni que nos hayan enseñado muy bien, de modo que comparto contigo un material de autoconocimiento, recopilación de algunos otros que he extraído de la lectura de buenos recursos, que en su día me sirvieron a mi misma, para conocerme, superarme y aceptar, hasta dónde puedo llegar.

En toda esta vorágine de reflexiones y acciones, aparecen en el mercado las redes sociales. Nuestro perfil en la red debe ser el reflejo honesto y coherente de lo que somos en la vida real. Sin vida real no hay vida digital. Las redes sociales no hacen magia, hacen que tu mensaje llegue más claro y más lejos a muchas más personas, que pueden ofrecerte un punto de inflexión en tu vida, o puede que te ayuden a cuestionarte, o pueden apreciar tu valor profesional, o pueden ponerte en contacto con otras muchas personas…que a la vez buscan en tí lo mismo que ofrecen, porque en ellas, como en la vida, recogemos lo que sembramos.

Si sólo estamos para escuchar la conversación, pero no participamos en ella, difícilmente podrán conocerte, y si no te conocen, no tendrán interés en acercarse a ti, porque no sabrán nunca lo que les podrías haber aportado…y esto, como en la vida real, sería una gran pérdida.

Tenemos en nuestras manos una “gran revolución armada de palabras”: la comunicación. Encontrar las que nos definen, las que nos conectan a otros, las que expresan, las que nos hacen aprender y crecer…ese el reto del siglo XXI, pero no las vamos a encontrar asomados a las pantallas de nuestros equipos y redes sociales…las vamos a encontrar en nuestras casas, barrios, ciudades, escuelas, plazas, bares, empresas…en aquellos sitios que tú hayas elegido, porque perdidos y encontrados estaremos, pero no inactivos, esa es la cuestión.

“Happiness is a way of travel not a destination” (Roy Goodman)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


three − 3 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>